Spinetta Aniversario

spinetta

Hoy hace un año falleció Luis Alberto Spinetta, uno de los músicos más importantes del siglo XX y parte de este XXI. Todavía me siento triste por esta perdida, no hay día en que no lo recuerde, lo escuche o toque alguna de sus canciones en mi guitarra acústica; o también, vea el apoteósico concierto que denominó “Spinetta y las bandas eternas”, en el que celebró durante 5 horas sus 40 años de carrera musical.

Spinetta fue uno de los músicos que más me ha influenciado, no sólo en la manera de escuchar sino en la actitud que debo tener frente a lo que quiero realizar “despacio también podés ser la luna” dice una de sus canciones más emblemáticas, que tocaría varias veces con Cerati. Como era de esperarse su muerte no fue primera plana en los medios de comunicación colombianos, sino una noticia más del entretenimiento. Luego de haberme dolido tanto no verlo en las primeras planas me percaté que así fue su vida musical y por ello, muchos habitantes de este continente lloramos su muerte en silencio, sin escándalos, como él nos enseñó; las cosas trascendentales de la vida no necesitan del bullicio o de la pompa, suceden o esperan a quienes deben conocerlas o escucharlas.

La voz universal también puede ser silenciosa, susurrada como la voz del “flaco”. Trascender es creer, tener la firme convicción de lo que se hace, de lo que se escribe y se toca en un instrumento, no es la ayuda multinacional o mediática, no es la de convertir la imagen o el saber en artefacto comercial, para salir en todas partes y ser famoso.

Spinetta te voy a extrañar mucho, saber que estabas vivo era suficiente para mí porque me daba la esperanza de algún día volverte a ver. Ahora tus discos me acompañan y me dan ánimos para continuar con mis sueños. Nunca habrías podido imaginar que en Colombia hubiera alguien acongojado, con un vacío absoluto, por tu desaparición de la tierra.

Gracias por haberme mostrado el camino de la exploración, de sentir las múltiples melodías de tus canciones, de escribir con la emoción, con aquello que logra desenmascarar todas las cosas que no se pueden tocar, pero que hacen desfilar imágenes y sensaciones por todo el cuerpo. Por enseñarme a pensar que hay cosas en la música más allá de la multitud, del facilismo, de lo inmediato; de buscar desesperadamente agradar a alguien o algún público acostumbrado a lo mismo, a rechazar el sonido pobre sobre el cual el mercado quiere anquilosar la música, es decir, que sus oídos ya conocen y no quieren cambiar. A reafirmar mis convicciones, a amar más la vida, a sentirme más humano, en últimas, lo que hoy me sigues diciendo: que yo también me voy a morir, pero antes que suceda debo continuar con lo que sueño.

Termino con esta frase para ti:

“La esperanza es algo que heredamos de las personas que nos inspiran”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s