Que habla sobre la mediocridad

La época del colegio la recuerdo como algo bello y traumático a la vez; lo primero por los amigos con los que compartí mis primeras novias, borracheras, fiestas y mis primeros vómitos. Lo segundo por las experiencias académicas y algunos profesores que tuve.
Por otra parte, el colegio como tal no era una experiencia muy agradable, sencillamente porque, a mi modo de ver, todo era una camisa de fuerza, una obligación. El mundo se reducía a los dictámenes de los adultos, a la forma en la que uno debía vivir la vida, por tanto, ellos debían ser los modelos a seguir. No es una crítica; tal vez el mundo funciona así, los adultos o las personas con más experiencia son egocéntricas.

Afortunadamente el tiempo pasa y el colegio quedo atrás. Y ahí es cuando entramos en el tema.

Salir del colegio implica comenzar a enfrentar la vida, a darse los primeros golpes, como también a tomar decisiones trascendentales. Por ejemplo, lo que queremos ser en la vida, o en otras palabras, decidir por aquello que le dará el sentido a nuestra existencia. Lo obligatorio deja de ser el centro, ha llegado el momento de escoger.

Cada vez es más tangible que las carreras obligatorias, o aquellas que daban el status o sustento económico, han dejado de ser el centro de las ofertas educativas de las universidades. El interés de los estudiantes, la necesidad de competir con la oferta educativa mundial y la libertad que han dado muchos padres a sus hijos para que escojan lo que quieren estudiar, ha permitido la proliferación de carreras que antes no eran concebidas, por ejemplo, en el campo artístico, tecnológico, deportivo, entre otros. En esta medida, uno puede escoger libremente lo que quiere hacer de por vida. Esa decisión transforma totalmente la manera en la que concebimos el mundo, porque no es una obligación sino que es un compromiso que se adquiere por voluntad propia, en esa medida, hay algo de placer, de gusto, de convicción; esto, tal vez no se experimentaba en el colegio.
Sin embargo, la problemática surge cuando nos percatamos que la decisión tomada se desvanece, se transforma, en algo que no tiene que ver con lo asumido. Dicho de otra manera, todo parece una mentira porque el reto no se asume, lo que en primera instancia se pensó como algo determinante en la vida, se convierte en algo ligero, que se asume de forma mediocre, de salir del paso, de cumplir; en otras palabras, como si fuera un retroceso y volviéramos al colegio: no hay placer, ni gusto, por ende, hay falta de compromiso, de responsabilidad, incluso se puede pensar en un problema de autoestima. Cuando se es mediocre no importa quedar mal con los otros, eso implica no valorarse.

La pregunta es mucho más compleja de lo que parece ¿cómo explicar que alguien sea un mediocre en algo que supuestamente le apasiona, que escogió por sí mismo? Es como estar enamorado y demostrarle lo contrario a su ser amado: pegándole, insultándolo, humillándolo. Eso no es amor.

Es un tema preocupante porque pensar en la mediocridad es indagar en el sentido que tienen las personas de lo que significa estar vivo, en pensar hacia donde vamos como sociedad. Lo mediocre está relacionado con lo chambón, lo efímero, lo inmediato, esto es, que ninguna acción tenga trascendencia, en el mejor de los casos, la tendrá negativamente. Por ejemplo, cuando alguien comete plagio, proyecta un mundo donde se puedan hurtar las ideas, donde el reconocimiento sea producto del oportunismo o la suerte de no ser descubierto; este tipo de mediocridad no se percata que robar ideas es quitarle a alguien los frutos de su trabajo; para ilustrarlo, es como sí alguien saliera del cajero automático con su salario y otra persona lo estuviera esperando para quitárselo; le roba los frutos de su trabajo. En el caso de las ideas puede que no implique dinero de por medio pero esto no quiere decir que cultural y económicamente no lo valga. ¿Para ello se estudia? ¿Qué sentido tiene especializarse en algo para no aportar nada a las personas que necesitan de ese saber? ¿Por qué elegir la mediocridad por encima de la construcción digna de la propia vida? ¿Por qué negarse la posibilidad de estar tranquilo consigo mismo?

Si continuamos profundizando, nos percatamos que la mediocridad significa no avanzar,girar en lo mismo, es algo monótono, rutinario; ser mediocre es no ampliar horizontes, no informarse más allá de lo inmediato, esto limita la vida y permea todos los ámbitos de la misma. Un mediocre no sabe como conquistar a una mujer más allá de una noche, porque el tema seguramente se le acabará y los besos en extremo comenzarán a oler maluco.

9 Respuestas a “Que habla sobre la mediocridad

  1. En primera instancia es importante tener en cuenta que “el que no sabe para donde va, ya llego”; pues un ser humano sin metas que alcanzar ni sueños que seguir es sencillamente una persona mediocre en su crecimiento tanto personal,laboral, etc.
    Lamentablemente la mediocridad hace seres humanos inútiles e insignificantes dentro de nuestra sociedad y es tal vez por esta misma razón que se ha ido perdiendo muchos de los valores éticos y morales que componen la calidad humana llevando a muchos por optar quedarse en la mitad del camino de la cima del éxito o a retroceder dos pasos habiendo dado uno sencillamente deseando que otros hagan por ellos lo que su falta de perseverancia no hizo por ellos mismos.

    • Hola Yuelly. La mediocridad a la que haces referencia se relaciona con el miedo, es decir, no arriesgar nada y por eso buscar siempre caminar sobre seguro. ¡Buen aporte! Gracias.

      • Con ésta lectura, por unos minutos mi mente voló al pasado, y si, recuerdo los días de colegio como la obligación cotidiana por depender de una simple calificación, para finalmente pasar de un grado a otro, y todos los factores, elementos, escenarios y actores involucrados en la consecución de esa meta, sin realmente valorar los objetivos, porque sencillamente no habían objetivos claros, Cuando más adelante nos enfrentamos con la realidad, es cuando empieza el cristo a padecer… y el compromiso y la responsabilidad empieza a tomar forma, y el deseo de recuperar y hacer más productivo cada instante y degustar y corregir y aprovechar las oportunidades nos indica que hemos madurado por fin. Los obstáculos empiezan también a tomar forma y con ello esa fuerza interna que nos impulsa a seguir adelante y a conseguir nuevas metas pero con objetivos claros. Que deleite, los tiempos de colegio vienen a mi memoria y siento una gran emoción, la nostalgia de lo bueno o malo de aquella época evoca, un pasado que dejó huellas que a cauda de la brisa la arena había tapado, pero con un soplo sobre otro vuelvo a ver en mis recuerdos.

        Ahora bien, la mediocridad, no es otra cosa que el camino fácil para conseguir una meta, que en nuestra conciencia dejará sinsabores, porque martillará cada vez más fuerte, si no corregimos a tiempo esas malas prácticas de aprendizaje, no hay nada difícil solo es empezar con responsabilidad y respeto por lo que existe y confiando en nuestra capacidad y actitud, sólo es cuestión de esforzarnos un poco más.

      • Hola Yamile. Recordar la época del colegio da una sensación de nostalgia, pero como dices es un momento en el que no tenemos claro lo que deseamos hacer con nuestras vidas. Sin embargo, muchas personas a pesar del paso del tiempo nunca salieron de esa época porque no se preocuparon por darle un sentido a la vida y la mediocridad es una muestra de ello. ¡Gracias por comentar!

  2. Jamas me gusta una persona mediocre que solo haga algo por hacer y sin ponerle sentido, la vida siempre se encargara de demostrar día a día nuestros esfuerzos y esto se vera reflejado un futuro el cual sera la razón de un vivir mejor y con mejores oportunidades.

    • Hola Luceny. Los mediocres viven engañando a la gente y creen que ser vivos o avispados es lo que vale. Gracias por comentar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s