Un mundo extraño

Nota introductoria: al final de este escrito hay unas canciones con las cuales puedes acompañar esta lectura.

————————————————————————————————————–

En el segundo semestre de 1998 me había ido de la casa, a estudiar a Manizales Filosofía y Letras en la Universidad de Caldas. En mi nueva ciudad, los fines de semana eran tristes porque recordaba la época del colegio, mi banda de punk y mi primer amor.

Varias veces no pude aguantar la depresión y terminaba viajando de nuevo a Cartago, a buscar lo que había dejado atrás; empero, me encontraba que las cosas ya no eran iguales; la decisión de irme me había dejado sin suelo firme, donde me arrastraba cómodamente. La banda de punk se había acabado, mi gran amor, aunque nos seguíamos queriendo, ya no podíamos estar juntos.

Por ese entonces la música que escuchaba ya no lograba decirme nada, seguía sintiendo su energía inagotable, las ganas de escupirle al mundo sus verdades o buscar bronca (eskorbuto, the clash, reincidentes, la polla records, G.P); el problema era que ya no me duraban esos sentimientos; después de un rato de euforia, quedaba desorientado, deprimido, angustiado, porque sentía que me caía en un vacío por el que nunca había transitado.

En un viaje a Cartago, me encontré con uno de mis mejores amigos del colegio, recuerdo que salimos en la moto, tomando vino y con un walkman escuchando “Staring at the sea” de the cure; la sensación que sentí fue la de haber encontrado la forma de combatir el vacío, de sentirme acompañado; de comprender que la vida estaba comenzando a darme sus primeras patadas.

El sonido de ese álbum recopilatorio tenía unos cortes parecidos al punk, la diferencia que percibí de inmediato fue en las melodías de los teclados y en la voz de Robert Smith; esa combinación me resultó conmovedora, era una angustia tranquila, una calma desesperada; aunque no comprendía en ese momento las letras, sentía que me estaban hablando a mí.

Posteriormente, conseguí otro caset: “disintegration” para mi es el mejor álbum de esta banda, aun no he salido del mundo que sugiere; escuchar sus canciones me arrojó desenfrenadamente a la escritura; dicho de otra manera, mi convicción de escribir se la debo en gran medida a la llegada de ese trabajo a mis oídos. Para los que no lo saben, allí está uno de los grandes clásicos: Love song.

Ya no habían rastros de punk; los teclados ya no acompañaban simplemente la armonía de las guitarras sino que ya eran protagonistas y me daban una idea más concreta de lo que era The Cure. Un mundo donde lo humano salía en sus manifestaciones más crudas: muerte, amor, odio, belleza, angustia, nostalgia, miedo; todo ese sonido misterioso, oscuro, tensionante, conducía todas esas emociones.

El nombre de la banda es exacto; en un momento determinado necesitamos la cura para la depresión, la cura para el desamor, para el miedo, incluso para la alegría y el amor; dicha cura no es la que ofrecen los médicos que es momentánea, es mucho más duradera y fiel; la cura no es el alivio ni la salud plena, es la compañía.

————————————————————————————————————–

Nota final: este escrito no pretende dar la biografía de la banda, ni ninguna cronología. Expresa la forma como en un momento determinado algunas personas nos cambian la vida.

Algunas de las canciones que me han acompañado por muchos años:

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s