La convicción

Este año Tom Waits cumplirá 64 años. Viene haciendo música desde la década del setenta y de seguro nunca podré ir a uno de sus conciertos.

Escuchar la música de Waits es una experiencia chocante, asombrosa, tranquila, extraña; las razones de tan disímiles sensaciones se explican por su forma particular de entender y hacer música: la mezcla de géneros debe crear un nuevo género. Este músico puede atravesar el blues, el jazz, el rock, r&b, funk, folk, o lo que su esposa Kathleen denominó operachi, es decir, la mezcla entre ópera y mariachi , y no se escucha, lo que denominan algunos como música fusión, se identifica a Tom Waits.

Lo que escuchamos va de la mano con una postura crítica frente al medio en el que se desarrolla la música de Waits. No le interesa vender miles de discos, ya que lo más importante es ser fiel a los principios, mantenerse firme en lo que se cree. Evidentemente esto no es fácil, por eso artistas así no se encuentran a menudo en nuestra cotidianidad; una postura tan radical avizora el fracaso, el cansancio o la renuncia.

En la década del setenta Bob Dylan seguía siendo una de las figuras más representativas de los cantautores, éste se caracterizaba por sus letras, por la manera en la que daba voz a los que no podían expresar sus sentimientos; Waits aunque lo admiraba profundamente, quería abrir otro camino. Era consciente que si quería abrir una nueva concepción, debía arriesgarse a hacer algo distinto. Sus búsquedas como artista lo llevaban desde la literatura Beat de Kerouac hasta el cine western, desde la música negra hasta viajar por donde su poco dinero se lo permitiese. El artista que Waits buscaba desde sus comienzos tenía que ser integral, conocer el mundo, el arte, la cultura, la música en sus diversos géneros y evidentemente, tener algunos estudios musicales; en palabras de uno de sus biógrafos, Barney Hoskyns: “El arte es […] esencial para quienes buscan algo más que sobrevivir, quienes quieren hacer cosas que les permitan destacar entre sus contemporáneos”. Con toda esa mezcla comenzó a crear un personaje que dejó de pasar desapercibido: un dipsomaníaco, conocedor del blues y de la literatura Beat. Una de las anécdotas que se cuentan es que en uno de sus múltiples trabajos, portero a la entrada de un bar, las personas salían a fumar y Waits comenzaba a recitar poemas suyos o de otros autores que estaba leyendo, lo hacía tan bien que la gente iba al recinto y se quedaba por fuera para escucharlo, en una especie de performance que presentaba. Dicha experiencia podría ser la semilla de lo que haría en sus posteriores conciertos.

Cosmic machine.
Instrumento creado por Harry Partch. Imagen tomada de internet.

En esta misma línea, Waits se alimentó del personaje de Bukowski, Henry Chinasky; la novela “Factótum” le terminó de dar la fuerza que le hacía falta para lanzarse al ruedo. Cuando la individualidad es atropellada por un medio que sólo quiere diversión, entretenimiento, dinero fácil, esto es, negar la posibilidad de ser, de moldearse así mismo según unas convicciones propias, es necesario, tal vez una obligación moral, mandar todo a la mierda; en la búsqueda tiene que encontrarse el camino, el impulso, la compañía, la inspiración. Hay que renunciar a la vida normal para vivir una vida real.

Por ello, alejado del glamour, la parafernalia o sociedades de mutuo elogio, Waits encontró que la música era una atmósfera, un sonido particular por hallar; en sintonía con ello, los sonidos debían tener un punto de encuentro que permitiera el nacimiento de otro mundo, de otra voz. Así las cosas, muchas grabaciones contaron con experimentos: la percusión podía salir del golpeteo con las manos de una silla de madera o incluso de arrastrarla por todo el estudio (por ejemplo, la percusión de “Singapore” del albúm Rain Dogs, está a cargo de Michael Blair aporreando un mueble con cajones; también en el tema “Shore Leave” del albúm Swordfishtrombones en medio de las marimbas, la guitarra, el bajo y la voz de Waits, se escucha el sonido estridente de una silla que es arrastrada por el suelo); o también tener una base armónica estable con un banjo o un piano algo desafinado.

Chromelodeon keyboard.
Instrumento creado por Harry Partch. Imagen tomada de internet

Los músicos que lo acompañan, saben de antemano que la parte técnica a la hora de tocar los instrumentos, no es más importante que lo no-técnico, porque de allí es que Waits abre una parte del espectro de sus laboratorios musicales. Casualidad o no, halló en el músico Harry Partch una de las influencias más importantes en cuanto a la búsqueda de un sonido propio. Partch era un “luthier” que experimentaba constantemente con sonidos nuevos, que sacaba de instrumentos que él mismo inventaba. A todo esto, se suma la particularidad de la voz de Waits: una combinación entre satchmo y un tío, que por tener unas tijeras en su garganta producía una voz ronca – ustedes se preguntarán ¿cómo llegan ahí? no lo sé; él mismo cuenta que luego vería cómo las escupiría sobre una mesa -.

A pesar de crear un personaje vagabundo, borracho, de alcantarilla, Waits fue agotándose de ello, porque el medio y la industria, aunque reconocía su gran talento, lo veían como un muñeco de feria, como algo exótico. Por aquella época conocería a Kathleen, así que antes de continuar con su carrera…”En la medianoche del 10 de agosto buscó en la guía hasta dar con un tal Reverendísimo Donald W Washington, pastor de la “Capilla Nupcial Por Siempre Jamás”, abierta las veinticuatro horas en Manchester Boulevard, en Watts: una hora después, Tom y Kathleen estaban casados. “Mi mujer llevaba cincuenta pavos encima y yo veinte – recordaba Waits acerca de la ceremonia -. Ella pensó que aquél no era un buen comienzo. Pero, ya ves, funcionó. Hay bodas muy caras que sólo duran un par de semanas”. La anécdota continua: “Como recuerdo, la capilla obsequió a los Waits con una bolsa que contenía una novela (The Vanishing Bride), un tampax, dos condones y lejía: para lavarnos, a fin de empezar como una pareja limpia y pura” (Hoskyns, 2009, 220).

Traigo a colación el matrimonio de Waits, porque para la gran mayoría de sus seguidores y críticos musicales, ese acontecimiento le dio un giro tanto a la vida personal como a la producción musical. La afirmación es casi unánime: Alcanzó un nivel de madurez sorprendente; en cuanto a su personalidad se alejó del alcohol y comenzó a cuidar mucho de su salud. En cuanto a su profesión, se depuró como artista, aquel personaje famoso de la década del 70 desaparecería por un Waits mucho más musical, con una presencia escénica mucho más fuerte, ya que parte de su nueva faceta fue la de actor de cine para películas que tenían como director nada más ni nada menos que a Jim Jarmusch, o en la película “tallo de hierro” dirigida por Héctor Babenco en la que compartía el set de grabación con Jack Nicholson y Meryl Streep; o en la película de Coppola “Corazonada” en la que tuvo la responsabilidad de componer la banda sonora.

 

Para mi es difícil escribir sobre Tom Waits; es un músico que escucho hace muchos años, lo admiro profundamente como artista; digo difícil porque puedo estar sesgado y dejar de lado facetas, canciones, influencias, u otras cosas más; esto corresponde a que escribo desde la emoción, con muy poca razón, porque sin lugar a dudas es un personaje que me ha acompañado en mi búsqueda. No sé por qué algunas cosas llegan a nuestras vidas, no creo en el destino, a veces pareciera que mi necesidad de encontrar el otro lado, me trajera a las personas, los libros, la música, que necesito para no desistir  o me fortalece para continuar viendo la vida de otra manera.

Bibliografía:

Hoskyns Barney (2009)  Tom Waits. La coz cantante, biografía en dos actos, Barcelona: Global Rhythm Press S.L.

2 Respuestas a “La convicción

  1. Muy chévere y MUY inspirador!!! Me pondré a escucharlo a ver qué locuras creó. Tremendo: “El arte es […] esencial para quienes buscan algo más que sobrevivir”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s