El amor: ¿un tema simbólico o jurídico?

En días pasados tuve una discusión con una amiga sobre la diferencia entre vivir con alguien y contraer matrimonio. Ella vive con su novio, tiene una relación hace siete años.

Según ella no hay diferencia: pasado un tiempo de convivencia, legalmente implica lo mismo. Su conclusión siempre fue una pregunta ¿para qué casarse entonces?

Creo que la necesidad de justificar su posición la llevó a concebir únicamente la apelación a la ley, es decir, beneficios, problemas, etc. Más allá de lo jurídico parece que el amor no existe en su concepción del mundo. ¿Cómo reducir un sentimiento a un hecho meramente práctico?

A medida que me exponía sus ideas descubrí que la confusión radicaba en que su practicidad no permitía ver el otro lado, tal vez el más importante: el simbólico. No me propuse convencerla de nada porque al plantearme lo jurídico por encima del sentimiento, es decir, como lo más importante, no quise embarcarme en una discusión sin sentido.

Retomando, lo simbólico es lo que marca y determina la gran diferencia entre vivir con alguien y casarse. Entiéndase lo simbólico como un acto significativo que marca un hito dentro de una relación amorosa, esto se evidencia en un matrimonio civil, católico, en un ritual indígena o en una ceremonia privada entre la pareja. En realidad no defiendo ninguna de las maneras en las que se hace el acto; me interesa resaltar las múltiples formas en las que puede relucir lo simbólico.

Dicho acto implica someter el lenguaje a su máxima expresión, es decir, a fijar lo que se dice a través del tiempo y el espacio; además de ello participan las personas que más amamos y ante ellos juramos y hacemos nuestros compromisos; presentamos ante sus ojos la persona que queremos que haga parte de nuestra familia; como en un rito antiguo, mezclamos la sangre y con ello estamos sellando un pacto: le estamos diciendo un SI rotundo a una persona.

Legalmente puede ser lo mismo vivir con alguien y casarse. Pero cuando hablamos de las implicaciones simbólicas, mi amiga está desorientada.

En verdad no me interesa si la gente se casa o no, el problema surge cuando las personas inventan sus propias justificaciones en detrimento de otras opciones.

Luego de tomarnos dos botellas de vino, a las cuatro de la mañana, le pregunté si le pedía un taxi. Se exaltó un poco, me dijo que no, un amigo la iba a recoger.

Me sentí como un idiota, el tema había sido la justificación previa para serle infiel a su novio.

6 Respuestas a “El amor: ¿un tema simbólico o jurídico?

  1. OPINION
    creo que los seintimientos van cambiando y las ideas tambien y por eso todas las cosas ya no son estables, si el matrimonio era un simbolo para representar el amor como algo firme y no se puede cumplir porque lo podemos justficar con los errores de los demas, por eso debemos craer una personalidad con valores, respeto hacia uno mismo y hacia el projimo.

  2. Nuestra justificación moral a pesar de ser una cultura con millones de años de evolución, siguen siendo una acciones que se han venido fijando en un proceso de enculturización, considero que “el matrimonio” la acción como tal es una decisión que se toma desde el momento en que elegimos a esa persona que queremos a nuestro lado para que nos sirva de soporte y aliento en cada uno de los proyectos de vida, con base en esto es importante saber realmente quien es persona y si esta de acuerdo o tiene las mismas intenciones. no se trata de mujer / hombre como pareja sexual o de procreación, tiene que sobrepasar esa concepción y visualizar un futuro los dos.

  3. El matrimonio es el compromiso final y rotundo para con la pareja. Cuando no lo hay se está dando espacio a la opción de terminar la relación en algún momento.

    Casarnos significa “sacrificarnos” cediendo muchas de nuestras cosas a la otra persona, pero hay tener en cuenta que la otra persona está haciendo lo mismo; por tanto es una entrega mutua y por ende una muestra de gran amor y compromiso.

  4. sabemos que el amor es puro y verdadero que lo mas importante es cumplir con las leyes espirituales de segundo las terrenales pero en estos momento la sociedad cumple y le dan prioridad a la terrenal para justificar sus malas acciones, pero no esta tan lejos el momento que tengamos que pasar la cuenta de cobro, nada trajimos al mundo y nada nos vamos a llevar solo debemos hacer buen uso de las cosas materiales y no aferrarnos a ellas.no hay nada oculto debajo del sol.

  5. Solo el que ha tenido la oportunidad de creer, hacer y luchar por cumplir un pacto, puede entender que lo legal es lo menos importante, porque va más allá de lo físico, porque es algo personal, espiritual y sagrado, el resto de argumentos son justificaciones y generalmente siempre las encontramos para los temas en los que no estamos de acuerdo….pero ese sería otro tema para tu blog….

    • Hola Johanna. Sería algo así como justificar una acción ante los demás, que en el fondo sabemos que no está bien. El tema sería: buscar la aprobación de los demás para aprobarnos a nosotros mismos. Suena bien interesante…gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s