Combate y existencia

Muchas de las personas que se quejan de ser adultas, de haber dejado atrás la niñez o la adolescencia, lo hacen porque con el paso del tiempo comienzan a llegar las obligaciones, los compromisos, las responsabilidades, que conllevan a un cambio de actitud frente a la vida: el tiempo se vuelve vital, el dinero se desea más; por otra parte se impone el medidor social: el matrimonio, los hijos, el trabajo, las propiedades, y un largo etcétera, que confunde a las personas, ya que no se sabe si anhelan ello, por cumplir con la convención o si realmente, lo sueñan.

Independientemente de esto, pareciera que tenemos que vivir de una determinada manera; en caso de no hacer eso estaríamos a contra corriente y por supuesto en el “ojo social”. De allí que las expresiones “Por qué no me quedé chiquito” “Todo tiempo pasado fue mejor” “Desafortunadamente ya no estamos en el colegio”, no sé cuál de las tres es la peor.

Las tres frases encierran, en esencia, lo mismo: detener el tiempo en un momento en el que las preocupaciones eran otras, los sufrimientos o amarguras distintas, como también las alegrías. Con lo que la misma vida demuestra, que el tiempo pasado no fue mejor, fue distinto. Me pregunto, ¿a alguien le gustaría volver a vivir el castigo de los padres? O ¿hacer las tareas absurdas que dejaban en el colegio? ¿Sufrir con la ausencia de la novia porque no la dejaron salir? No doy ejemplos con las alegrías porque creo que todos las volveríamos a vivir. En esta misma linea, no comprendo la necesidad de convertir el pasado en un paraíso, ya que el dolor, el miedo o el sufrimiento que experimentamos en la niñez o en la adolescencia, es infinito, profundo, que en la mayoría de los casos determinan nuestra vida y además no podemos superar, así pase el tiempo.

camus

Albert Camus (1913-1960)

Para matizar más el tema, Camus en su libro “el mito de sísifo” reflexiona sobre el absurdo. Es un concepto clave porque surge del choque de las diversas realidades que el ser humano experimenta: lo que desea hacer con su vida y lo que se encuentra en la realidad, dicho de otra manera, la pelea entre el querer y el deber. Eso es lo que él denomina como el sentimiento de lo absurdo. En esa línea, pienso que nuestro sentimiento trágico es inevitable por la sencilla razón de no poder detener el tiempo y en ese sentido estar sumergidos obligatoriamente en el devenir de la vida; claro que, una cosa es lo que nos encontramos en ese devenir o contexto social donde vivimos y otra es la posición que asumimos, que queremos vivir.

No comparto la idea de aislarse, de convertirse en un hermitaño, porque creo que es una visión limitada, es decir, sin un contexto con el cual entrar en conflicto, sin el cual cuestionar o exponer puntos de vista, es una vida encerrada en un dogmatismo, tal vez convertir nuestra vida en un templo al que le rezamos sin ningún reproche.

Por el contrario, la vida que se expone constantemente entre el deber y el querer, es la que nos hace entrar en conflicto, en angustia, y en esa medida, nos permite afirmar o estructurar de diversas maneras lo que queremos hacer. El problema de esta constante exposición, es que muchos dejan que lo que consideran algunos como normal se imponga y se convierta en “modelo” a seguir: creer en Dios y practicar todo lo que su religión enseña, estudiar para ser productivo económicamente, casarse y tener hijos, adquirir la tecnología del momento; por ejemplo, he conocido muchos casos de parejas que se casan una vez la mujer queda en estado de embarazo porque sino “la gente dirá que es un bastardo y además que pena” o de personas que cambian de celular porque el que tienen no les da status social. En ambos casos, tan comunes, el punto es el mismo: el afuera determina una manera de vivir que no necesariamente está ligada con la subjetividad, con lo que uno mismo cree y quiere.

La verdad no sé a qué se deba esa actitud, ¿Falta de carácter? ¿Falta de voluntad?

Me pregunto ¿Por qué queremos asumir estilos de vida impuestos? ¿Por qué querer resolver esto, idolatrando otras épocas? ¿Qué nos obliga a ello? ¿Por qué convertir el pasado en un paraíso, como el comodín para afrontar el presente? Como dice una amiga: ¿Qué necesidad?

Nuestro combate es afirmar nuestra propia existencia al lado de las imposturas, no por encima porque sería la batalla ganada de antemano; por el contrario, estar en ese medio es lo que nos fortalece y pone a prueba nuestras convicciones, haciéndolas más sólidas, más auténticas, o nos impulsan a reestructurarlas para combatir de una nueva manera.

12 Respuestas a “Combate y existencia

  1. esta es una reflexión muy buena porque la verdad nos hace caer en cuenta que muchas bese nos matamos la cabeza sin ninguna necesidad que siempre queremos aparentar lo que no tenemos, y lo mas triste que desperdiciamos el tiempo pensando en aparentar frente al mundo lo que no somos y cuando nos damos cuenta ya estamos viejos y sin nada productivo.

    • Vivimos del que dirán, porque no somos capaces de defender nuestro punto de vista, si es cierto que no siempre que hace lo que se quiere, siempre se debe querer lo que se hace, siempre y cuando lo que hacemos esté en armonía con nuestros principios y no lastimemos a nadie con ello. Es importante hacer que cada día tenga sentido en nuestra vida que ayude a reafirmar nuestro carácter, si seguimos viviendo del pasado no nos estamos permitiendo demostrarnos la capacidad de afrontar nuevos retos y la delicia de disfrutar los frutos de nuestros esfuerzos. Ante todo hay que ser humildes y confiar en nosotros mismo.

      Yamile Medina Valderrama

      • Hola Yamile. La confianza en uno mismo es tal vez la única forma de combatir a un medio que siempre quiere imponernos una sola visión del mundo.

  2. Todo lo que diré es que siempre que hayan metas por cumplir, siempre que hayan sueños y por que no siempre que tengamos fe de llegar a ese paraíso, habrá siempre un nuevo mañana que se quiere vivir, amar y compartir.
    Gracias por la reflexión tutor.
    Bendiciones

  3. Lo absurdo, lo profundo, lo que el hombre piensa, lo que el hombre dice, lo que el hombre calla,lo que se refleja en lo mas profundo de su alma; el universo esta contaminado con ideas bagas de felicidad, los lujos, la riqueza, la comodidad, la moda, en una palabra la gran falsedad ya casi nadie piensa en el mas halla… talvez porque todos estamos arrojados en este devenir de la vida y nadie nos pregunto si queriamos existir y tan solo nos dieron una herramienta: la libertad…
    estamos condenados a ser libres la eleccion es la unica que nos puede salvar… lo absurdo tambien es una idea de la libertad asi como la verdad y la falsedad …

    • Hola Héctor.
      La reflexión que haces me recuerda mucho la conferencia de Sartre “el existencialismo es un humanismo” en el que expone que la libertad es una condena porque el ser humano no sabe qué hacer con ella, por eso se inventa el concepto del destino, para abandonar su responsabilidad frente a la vida.
      Gracias por tu comentario.

  4. La vida es corta para pensar en el pasado que se fue y el en el futuro que aun no llega, la vida es ahora, con sus penas y alegrías, ella sera siempre un tesoro; la mejor manera de agradecer este regalo es disfrutarla antes que se nos vaya como agua entre las manos.

  5. Como es reflejado ya en “el mito de Sísofo” esta vida gira en torno a un completo y continuo absurdo; esto no quiere decir que en lo absurdo no haya disfrute, alegría y gozo, pero sí que pone en jaque nuestra mente Humana. !Cómo así que la vida es un absurdo! !Matate, suicidate si estás cansado de vivir, fatalista, ICONOCLASTA! Pero no se trata de eso, se trata de cómo cada persona le da sentido a la vida desde su propia perspectiva, cómo yo y todos terminan gozando y disfrutando de su absurdo, o de su imposición. Todos creen tener la verdad, unos le dan mayor valor a su profesión; otros, sobrevaloran su conocimiento; otros, sus experiencias; en fin, seguimos en el circunloquio de lo absurdo a veces sin darnos cuenta. Por lo pronto, se cierra el sumario de un absurdo.

  6. Muy asertivas las palabras, casi es un reflejo de muchas personas de nuestro entorno social, que pretenden asumir un rol que no les corresponde, por miedo a enfrentase a la realidad de sus propios actos. Es muy contradictorio ver a una madre o a un padre asumiendo una postura casi rivalista con su hija o hijo, pues no quiere asumir su función de formador(a) y orientador(a), por el contrario asume un papel de “amiga”, esto por el hecho de no querer enfrentar, que a pesar de ser un padre o madre joven, su tiempo de despreocupación ya pasó. Tener un proyecto de vida, vivir el presente y construir unas bases sólidas para el futuro nos permiten vivir plenamente nuestras etapas de desarrollo.

    • Los argumentos son las bases de la discusión; si no tenemos argumentos, no estamos aportando nada al conocimiento y fácilmente la conversación cae en el chisme. Agradezco mucho que compartamos nuestras ideas.

  7. Excelente introduccion a un tema complicado, ahora es necesario pensar nuestras propias vidas en los terminos expuestos en el escrito…
    Me gusta este tipo de textos porque invitan a pensar… (Y)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s