Las palabras

Pareciera obvio decir que nuestro mundo se construye a través de palabras. Todo lo que hacemos tiene que ver con ello, nuestro pensamiento, nuestras relaciones, se van modelando a partir de palabras, de lenguaje. Así las cosas, son la herramienta que tenemos para existir, convivir, y desarrollarnos en todos los aspectos.

Por otra parte, las palabras no siempre contribuyen a construirnos de la mejor manera. Para ilustrar esto, basta con traer a colación momentos históricos como las cruzadas en la época medieval, el nazismo en Alemania, o la guerra bipartidista en Colombia. Todos estos acontecimientos se produjeron por la imposición de un discurso, de una ideología que se incrustó en las personas como la Verdad; esto conllevó al genocidio, al exterminio, a la guerra sin fin.Evidentemente la historia se genera y se desarrolla en un contexto social, económico y político, sin el cual no podrían generarse estos hechos, no obstante, lo que en primera instancia canaliza lo porvenir son las palabras y el lenguaje que se emplea.

En consecuencia, estamos en dos lados: las palabras construyen y destruyen al ser humano, dependiendo de la forma en que se utilicen.

Todo este rodeo es para reflexionar en un hecho que ha conmocionado a Colombia los últimos días. La intervención de una pastora en su iglesia cristiana, en la que sancionaba a los discapacitados que quisieran participar en su congregación.

Esto me recordó a Juan Pablo II, cuando dijo “el infierno no existe”. La similitud radica en que esas palabras las emiten líderes en un contexto particular, personas que son vistas con admiración, respeto, dignas de emular; en otras palabras, que han hecho méritos para estar allí.

Las frases parecen diametralmente opuestas, pero en nombre del infierno fueron asesinadas muchas personas; si el sumo pontífice afirma que el infierno no existe, está diciendo que todos los asesinatos fueron arbitrarios, murieron por nada. Finalmente, no eran pecadores porque no había un lugar en donde condenarse. Recuerdo a Giordano Bruno, pero afortunadamente, después del decreto del vaticano, sin un ser ignívomo quemándole el trasero.

El problema semántico que se comienza a vislumbrar, es la manera en la que un ser humano es expulsado de un contexto, de una creencia, de una forma de vida, que ha ido consolidando con una comunidad. Además del choque con la doctrina en la que ha depositado todas sus esperanzas terrenales, o mejor, en lo que ha depositado un sentido para su vida. En esta misma línea, negarle la entrada o la palabra de Dios a un creyente es condenarlo a pisar un suelo inestable, porque siempre pensó que la única parte en la que podía estar sin ninguna condición era allí. No es lo mismo ser discriminado en un trabajo, en un bus, en un colegio, que ser rechazado por Dios cuyos representantes dicen ser algunos seres humanos, elegidos por un llamado especial.

Con este debate se demuestra que el problema de la Verdad sigue siendo arbitrario, puesto que si la pastora es la representante de Dios, sus palabras no pueden ser cuestionadas así sus seguidores no las compartan; por otra parte, los afectados o los que no están deacuerdo con esta exclusión, se levantan en contra de ello argumentando que eso está mal. Ambos bandos llevan el problema a una aporía porque toman como argumento infalible lo que dicen las sagradas escrituras.

Mientras tanto yo me pregunto: ¿Por qué las personas que creen en Dios o en lo que sea tienen que congregarse en un lugar con personas que tal vez no les agrada o con ideas que tal vez los agreden? ¿Los ritos no se pueden realizar como a uno le dé la gana?

Por último, todo esto me hace pensar que los seres humanos vivimos con miedo y eso ha permitido que la fe se haya convertido en un negocio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s