Mundo del río

“A vuestros cuerpos dispersos” le cabe la pregunta clásica que se hace la ciencia ficción ¿qué pasaría si…?

La trama de la historia gira en torno a un mundo desaparecido, la especie humana fue extinguida por un experimento científico. Sin embargo, la humanidad renace en otro mundo llamado “el mundo del río”. Con ello encontramos la primera idea interesante: la reencarnación.

Esta idea se manifiesta de una forma inquietante, tal vez lo que muchos hemos deseado alguna vez, ser jóvenes con todos los conocimientos adquiridos durante nuestra vida, dicho de otra manera, la reencarnación que aquí se plantea es la prolongación de la vida, todos nuestros recuerdos, vivencias y relaciones sentimentales, están intactos. Lo único que cambia es el espacio, el mundo que habitan los personajes es primitivo, desolado, y al estar inmersos allí, deben reinventarlo.

Farmer nos cuestiona la idea de la reencarnación porque de ser posible, estamos alterando toda la concepción del tiempo: reencarnar es concebir la posibilidad de ser eterno, porque retornamos a la vida cada vez que morimos. La idea se desarrolla plenamente porque todos los que mueren en el “mundo del río” renacen exactamente donde inició su primer ciclo vital. Así las cosas, el asesinato o el suicidio, no son inconvenientes para volver a comenzar.

La pregunta ¿qué pasaría si…? va tornándose oscura; en el mundo primitivo no hay ningún sentido para estar vivo, todos los propósitos de la vida anterior han desaparecido porque apenas se está en camino hacia la civilización, es decir, la humanidad retrocede porque se vuelve a vivir en la etapa de los imperios, de la esclavitud, y con ello la ley es la del más fuerte. Dicho de otra forma, la humanidad tiene una segunda oportunidad que malgasta siendo la misma. La guerra vuelve a ser el centro de atención. En consecuencia, la prioridad es la adquisición de poder.

El autor va concretando más las ideas al escoger como personajes seres de la vida real, por ejemplo: Francis Burton, viajero y traductor de “las mil y una noches”, Goering, reconocido nazi. Farmer los refleja tal y como fueron en sus vidas reales, es decir, la reencarnación no significa ningún cambio, ninguna sensación de gratitud por la segunda oportunidad, por la experiencia de volver a ser joven, nada de ello implica cambios profundos en la conciencia o en la personalidad; como dicen por ahí “el que es, nunca deja de ser”.

Hoy hace 5 años que murió su autor; esta breve reseña es para recordar un buen libro y sobre todo contribuir para que la ciencia ficción no sea vista como algo fantástico, ingenuo, incoherente con la realidad, sino que se perciba como un género respetable, que combina de forma rigurosa la investigación, la ciencia y la imaginación. Aunque la realidad que se presente no coincida con la que percibimos a diario, las preocupaciones humanas, los grandes interrogantes, siempre están allí vinculándonos directamente con la historia, posibilitando que nuestro horizonte del mundo sea mucho más amplio.

Gracias Philip Joseph Farmer por esta novela.

400px-Philip-jos-farmer

Foto vía Wikipedia Archivo: Philip-jos-farmer.jpg

 

Una respuesta a “Mundo del río

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s