DesGENERADOS

En uno de los tuits que escribí el día de la mujer dije: “La mayor parte de lo que soy, lo debo a las mujeres que han estado en mi vida”. No sé por qué en este caso la cantidad es considerable, de los hombres poco he aprendido o poco he querido emular; tal vez por eso nunca me gustaron.

Más allá de entrar en la discusión de machismo, feminismo, me propuse para este mes invitar a diferentes personas a que escribieran sobre la mujer en cualquier sentido o tema; aparte de manifestar nuevamente mi interés de crear diálogo con los seguidores de este blog, es también para salirme de lo que pienso, escuchando y leyendo a otras personas.

La primera invitada, es Susana Rodríguez; la conozco hace más de un año y he percibido que tiene una inclinación indisciplinada hacia la escritura. Desconozco por qué no le dedica más tiempo a ello.

La reflexión que ella nos presenta es sencillamente parte de lo que es: ella es así. Puede llegar una tarde a su casa luego de tirar piedra o deslizarse con un cartón de una loma a pintarse las uñas o llorar con una comedia romántica. Creo que las categorías en las que la sociedad ha diferenciado la sexualidad, nunca las tuvo presente y por eso, ni siquiera le caben en su mundo. Por eso se ve auténtica, porque no busca transgredir nada.

Espero que Susana se sienta mal y haga de la escritura un ejercicio diario.

Yo simplemente he sido

¡Qué bueno es encontrar letras agradables de leer! se vuelven compañía.

He escrito esto como mi respuesta al texto de Jenny Giraldo. http://jennygiraldo.tumblr.com

Susa

Foto por Camilo Arango

Más que para ella, la respuesta es para mí, porque después de todo fue mi impulso de mirar para adentro y para atrás, gracias a sus palabras.

He concluido que a mis padres tengo mucho que agradecerles, porque a pesar de esa “construcción social” tan difícil que ha sido la mujer y a pesar de mi colegio de monjas, ellos me regalaron la posibilidad de ser y crecer libre de muchos de esos prejuicios. Claro, soy consciente de esto ahora, muchos años después de la niñez, en pleno ejercicio de la adultez. Es importante el énfasis, porque en esta etapa de la vida uno además de ser, puede comprender, interpretar y proyectar la feminidad en su máxima expresión. O al menos eso creo y siento ahora, habrá que ver lo que piense cuando tenga 40, 50, 70 años…

Yo quise ser niño y lo fui un poco, lo he sido, lo seguiré siendo. Creo. O tal vez esa no sea la expresión correcta. Fui una niña a la que simplemente dejaron ser, porque esa manía de establecer que las niñas sólo hacen unas cosas y los niños otras, es propia de esa sociedad que siendo adultos, quiere seguir encasillándonos. Siempre jugué en la calle, la mayoría de veces con niños, aunque fui muy amiguera y niña “rosa”, con diario y “tardes de té”;  tuve épocas de faldas y vestidos, y otras en las que sólo quería estar con pantalones o pantalonetas; fui porrista y jugué jockey, fui bailarina de ballet clásico y jugadora de baloncesto (también nadé y patiné, aunque esto no pertenece a una categoría de género muy definida). Aprendí a tejer y le fracturé (junto a otras compañeras) la pierna a una amiga jugando en el colegio (no precisamente haciéndolo “como niñas”).

Nunca concebí la menstruación como una enfermedad, pero tampoco me felicitaron cuando me llegó. Fue tan normal, que apenas ahora (y con ahora me refiero al último año de mi vida) he sido consciente de que para la mayoría de mujeres que conozco esto es una enfermedad, creo que a la vergüenza se la ha llevado un poco el paso de los años.

Frente a la maternidad… no sé; también me da miedo parir, me imagino que esto sea normal. Frente al matrimonio… tampoco sé; me casé y es muy divertido, es una bonita forma de explorar la feminidad y la humanidad en muchos aspectos. En fin… Soy mujer y también me he permitido ser un poco hombre, tomando como referencia esas casillas. Más bien, simplemente he sido.

Después de esta reflexión he concluido que si llego a ser madre algún día, quisiera seguir el ejemplo de mis papás para dejar a mis hijos ser. Eso debe ser más difícil que parir, aunque a lo segundo le tengo más miedo.

___________________________________________

Si quieren leer más a Susana:

http://www.mividaenlasventanas.blogspot.com

Con eso la presionamos para que siga escribiendo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s