Ruido de fondo

ruido-de-fondo

Foto vía Internet

En 1985 Don Delillo ganó el National Book Award por su novela Ruido de fondo.

Esta obra se estructura a partir de dos historias: la expansión de un gas tóxico en la atmósfera y la creación de un medicamento “Dylar” que bloquea el temor a morir.

La primera historia irrumpe dentro del contexto para alterar todo el orden establecido, el gas tóxico es una amenaza de muerte, los habitantes del pueblo deben evacuar sus casas y dirigirse a los refugios disponibles.

El autor muestra cómo el ser humano independientemente de su contexto, nunca está preparado para afrontar una catástrofe; ni la tecnología, ni los avances científicos, logran apaciguar el miedo, el caos, la angustia, que genera un acontecimiento inesperado. La imagen más elocuente es la de las autoridades huyendo como cualquier civil “lo que más teme la gente cuando se ve inmersa en un éxodo es que quienes se encuentran en puestos de autoridad hayan huido hace tiempo dejando a los demás a cargo de su propio caos” (p162). El ser humano se encuentra sólo y sin ayuda divina.

La segunda historia es más intensa porque nos recuerda todo el tiempo la fragilidad de la vida, la angustia de saber que en cualquier momento podemos dejar de respirar. Por absurdo que parezca, el escape de gas es igual a la muerte; algo abrupto que no necesariamente se pueda prever, ni vislumbrar. En esa medida, fabricar un medicamento como “Dylar” es un intento desesperado de la ciencia por dominar una de las preocupaciones más profundas en la existencia de los seres humanos.

La pregunta que me hago como lector es ¿Qué pasaría si el ser humano perdiera el miedo a morir?

Es posible que se pierda el valor, el cuidado y el amor por la vida. Si no hay temor a la muerte, la vida se convierte como un videojuego en el que no importa asumir ningún riesgo, porque esa vida no nos pertenece, no vale nada, en últimas, nada se pierde. Ni siquiera importa reiniciarla.

El problema es mucho más profundo. Perder el miedo a morir es perder la noción de temporalidad, esto es, los planes, el futuro, el sentido de la vida, no tiene límites de tiempo. Sino se teme a la muerte, no importa el sentido que le demos a nuestras vidas, así las cosas, morirse sería algo tan cotidiano como ver un programa de televisión.

Babette, la esposa del protagonista, es quien asume el riesgo de tomar las pastillas. El médico no está autorizado para llevar a cabo este experimento, por lo que llega a un acuerdo con la paciente. Periódicamente se encontrarán en un motel.

La transacción es la siguiente: él suministra el medicamento y ella tiene sexo con él. Don Delillo con esta escena nos muestra el poder irracional que ejerce sobre los seres humanos la muerte. Para el caso no importa ser infiel a su esposo, ni siquiera importa que el experimento no funcione o que traiga consigo efectos secundarios, como la pérdida de la memoria; la sensación de sentir que se está destinado a morir, debe ser superada a cualquier precio.

Si seguimos menoscabando en el problema, podemos encontrar que nuestros triunfos, nuestras metas alcanzadas, se convierten en orgullo, en alegría, precisamente porque es el momento en que logramos afirmar la vida, logramos afirmar nuestra existencia, a través de nuestras virtudes, de nuestros aprendizajes, por un momento vencemos las limitaciones, vencemos la muerte, es decir, aparece un SI rotundo a la vida.

Al final de la novela, el experimento con las pastillas “Dylar” no tiene el resultado esperado. La esperanza del ser humano permanece porque el Ruido de fondo continuará, es decir, el recuerdo constante de nuestra finitud, de nuestra fragilidad. Nuestro compromiso con la vida.

Afortunadamente tenemos que morir algún día.

 

Una respuesta a “Ruido de fondo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s