Recordando a Moreau

Resena_fotos

Foto vía Internet

La isla es un espacio que se ha explorado en la literatura de diversas maneras. Autores como: Verne, Stevenson, Golding, Bioy Casares, Wells, entre otros, han intentado construir historias que configuran un mundo particular a partir de un escenario que presupone el origen de los tiempos, la inversión de los valores morales o la posibilidad de otras realidades.

H.G.Wells ha sido uno de los escritores más importantes de la literatura universal. Sus preocupaciones siempre estuvieron enfocadas en la relación del hombre con la ciencia y del poder que esta tendría; las reflejó en historias de viajes en el tiempo, invasión de extraterrestres o en islas misteriosas.

Por ejemplo, “La isla del dr Moreau” plantea un espacio en donde se realizan experimentos con animales, cuyo fin es que se parezcan a los humanos. A través de la vivisección Moreau juega a ser Dios replanteando la teoría de la evolución de las especies, es decir, intenta crear nuevas especies que mediante la reproducción darán origen a un nuevo mundo en el que el Doctor será adorado como una divinidad.

Las imágenes son aterradoras puesto que vemos a un hombre-leopardo, a un hombre-bestia, comportarse mitad humanos y con apariencia mitad animales. La organización de la isla se logra a través de leyes que van desde no comer carne, no beber sangre, hasta venerar a Moreau.

Una de las escenas más importantes es cuando el Doctor muere; por unos instantes el caos se apodera de la isla porque nunca pensaron que un Dios pudiera morir. Prendick, el náufrago, logra calmarlos a través de un discurso religioso con el cual logra intimidarlos puesto que Moreau no ha muerto sino que se ha vuelto omnisciente y omnipotente.

A través de este personaje, el escritor, nos muestra cómo la religión es un arma (¿Igual a la ciencia?) que sirve para dominar y controlar la realidad de las personas. La nueva especie alcanza un estado similar a los humanos en la medida en que siente miedo y logra consolarse con la presencia divina, es decir, el discurso religioso conserva, controla y perpetúa su realidad ya que el Doctor, su creador, siempre estará con ella orientando su camino.

La ironía de la escena es mucho más profunda porque Prendick es consciente que con la muerte del Dr. su estadía en la isla no será la misma, no tendrá protección y en cualquier momento puede presentarse alguna riña que atente contra su vida. Por tanto, inventa la historia de Dios, ya que al ser el portador de este mensaje divino nadie intentará agredirlo, nadie quiere tener a Dios como enemigo. Prendick logra su objetivo: sobrevivir.

Wells con una historia aparentemente sencilla o traída de los cabellos para muchos, está planteando varias ideas: la relación que el hombre tendrá con la ciencia y la necesidad de convertirse en Dios; la posibilidad de que existan lugares en donde se hagan toda clase de experimentos que creen realidades paralelas con normas completamente desconocidas para nosotros; el poder de persuación que tiene la religión en los momentos en los que se desestabiliza el mundo, es decir, como un deus ex machina ante la impotencia del hombre por controlar su propia realidad.

Infortunadamente, lo digo como lector aficionado a la ciencia ficción, este tipo de planteamientos no son percibidos como algo interesante al menos desde este lado del mundo, ya que la ciencia ficción se considera como un juego divertido, que entretiene, al que Hollywood le hace muchas películas, pero que no es necesario detenerse a pensar.

En este sentido, pareciera que el canon literario se fortaleciera cada vez más en aquello que es verosímil a simple vista o que no está tan alejado de nuestra realidad cotidiana.

Sin embargo, es importante recordar que gran parte de los avances científicos, con los que los seres humanos contamos hoy en día, se deben a escritores de ciencia ficción.

2 Respuestas a “Recordando a Moreau

  1. Interesante post,es cierto que la ciencia va por delante de nosotros muchos años, y que de vez en cuando aparezca alguno de estos “lumbreras” que se adelantan a su tiempo, es digno de admiración. Nos leemos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s