Homenaje a José Saramago (2da entrega)

saramago-okok_

Foto vía internet

El homenaje continúa así:

Hace años me encontré con la obra de Saramago de pura casualidad. Recuerdo que me encontraba en Manizales un sábado en la noche, encerrado, sin ningún plan. Para matar el tiempo encendí el televisor y comencé a cambiar canales, vi a dos tipos hablando de literatura, uno era Antonio Skármeta y el otro José Saramago; de su conversación escuché muy poco porque de inmediato, el programa que se llamaba “La torre de papel”, mostró un dramatizado basado en un libro titulado: Ensayo sobre la ceguera.
Ese instante nunca se me ha olvidado porque sentí un asombro que me dejó paralizado, lo que escuchaba y veía era algo que nunca me había imaginado que un escritor pudiera hacer con las palabras, era algo tan sencillo pero tan profundo que sentí envidia de no haberlo escrito yo.

Días después salí a buscar este libro por todas las librerías de la ciudad, no lo encontré. En la última, recuerdo que se llamaba “Librería Veyco”, me ofrecieron comprar Todos los nombres. Lo miré con escepticismo porque no era lo que yo estaba buscando. Sin embargo, fue tanto el impacto que me causó el programa de Skármeta que decidí arriesgarme. En menos de una semana ya lo había leído y decidido comprar todos los libros del autor.

Volvamos a las obras…
II

Desde Manual de pintura y caligrafía* (1977) y Levantado del suelo (1980) Saramago plantea lo que será su obra posterior: reflexiones estéticas, filosóficas y políticas.
La primera aparte de ser una reflexión muy profunda sobre las condiciones de un artista, las estrategias o experimentos que realiza para encontrar su propio estilo y voz, evidencia una de las grandes influencias que tuvo Saramago. Kafka.
No solo es evidente por las condiciones precarias, intimistas, agobiantes, en las que está el protagonista sino por su nombre: H.

La reflexión estética que entre líneas tiene el libro me hizo sentir muy conectado con el autor puesto que como el protagonista yo también tenía un diario en donde escribía todo lo que pensaba: ideas para cuentos, ensayos, poemas, reseñas, cartas que nunca se enviaron… El diario es una forma en la que podemos encontrar un estilo, una voz propia, en últimas, un identidad. Dicho de otra manera, la mejor manera de conocerse es escribiendo en la intimidad porque la hoja en blanco es un interlocutor que apenas tiene algunas palabras en su interior comienza a dialogar con uno. ¿Qué somos para nosotros?

La segunda obra mencionada, intenta reflejar la dictadura que padeció Portugal por más de 30 años, bajo el mando de Antonio de Oliveira Salazar es una muestra del abuso del poder contra la sociedad y muestra cómo ese sistema político es una destrucción de los derechos humanos porque allí no resaltan principios éticos, ni sociales y ni siquiera se pueden suplir necesidades básicas como el comer bien o dormir. Es importante destacar que la temática de la obra es compleja porque el escritor asume el riesgo de caer o no en un panfleto ideológico. No obstante, esta obra tiene un matiz de novela histórica que permite al autor tener presentes los hechos concretos y no defender algún tipo de causa. Evidentemente esto lo juzgan los lectores.

En una entrevista que le hace Jorge Halperin, Saramago va a decir: “Ahora quien me está diciendo que el mundo es así es la prensa, es la televisión, son los medios. Y, entonces, yo creo que la literatura tiene que ocuparse ahora de otras cosas. Obviamente, no es volver la espalda al mundo, es pensar el mundo más allá de lo inmediato.”[1]

Las alegorías saramaguianas intentan introducir al lector en un mundo desajustado, para que de alguna manera conozca la dirección en la que va y después de leer el libro, al salirse de ese mundo, decida qué va a hacer, por esto sus ficciones más que mostrar una técnica narrativa, un conflicto o unos personajes extraordinarios, pretende mostrar lo que para él es la creación literaria en sí: intentar explicar el universo por medio de hechos y momentos de diferentes épocas pero que coinciden en la misma pantalla literaria, porque en definitiva se trata de la existencia de los seres humanos. Así las cosas, el ejercicio literario que plantea el autor es la conjugación del recuerdo, la imaginación y la reflexión, que van llevando al lector a la crítica, al examen y a los juicios sobre la sociedad en la que vive y de todo aquello en lo que ha sido formado; no es fortuito que en Historia del cerco de Lisboa uno de sus personajes afirme: “Siempre llega el día en que hay que corregir más en el fondo” [2].

Dicho con otras palabras, la literatura es una hibridación de saberes que evidencia problemas y la complejidad del ser humano, es decir, su comportamiento, la irracionalidad, el absurdo, las paradojas que debemos resolver… infinidad de situaciones y temáticas que al reconstruirlas literariamente no solo está reflejando al mundo sino que a su vez, está reconfigurando la manera de filosofar, en el sentido de que no fabrica conceptos, pero está constantemente jugando con ideas que invitan a la reflexión.
En este mes de noviembre de 2014, como si fuera un amigo, recordé el cumpleaños de José Saramago, el impacto que causó en mi vida la lectura de sus novelas, la compañía que sentí en los momentos más difíciles por los que pasé, su firme convicción por cambiar el rumbo de su vida, la paciencia para encontrar el amor, el etcétera es infinito.

———————————————————————————————————————

*Cuando comencé a leer la obra de Saramago a mediados del 2000, logré conseguir desde Manual de pintura y caligrafía (1977) hasta El hombre duplicado (2002). Fue tanto lo que este autor me iluminó que toda su obra la metí debajo de la cama, estaba abrumado y no quería quedarme ciego.
Hace poco lo retomé con algunas de sus publicaciones posteriores: Las intermitencias de la muerte y El viaje del elefante.
[1] HALPERIN, Jorge. Soy un comunista hormonal. Bogotá: Le monde diplomatique. 2002. p.14.
[2] SARAMAGO José. Historia del cerco de Lisboa, Bogotá: Biblioteca el tiempo, 2001. p.10.

Para mirar la primera entrega click aquí

Una respuesta a “Homenaje a José Saramago (2da entrega)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s