El feo, lo feo y feo

Processed with Moldiv

Fotos vía internet

Una parte importante de la reflexión filosófica de la antigüedad, a partir de Platón, se orientó en el arte como la posibilidad de aprehender la realidad a través de categorías como lo bello y lo feo que luego darían origen a la estética.

Platón en uno de sus diálogos Ion o de la poesía definía la creación artística como algo que no pertenecía a los hombres sino como un estado en el que la musa poseía el espíritu del artista ya que el acto creativo se relacionaba con lo divino, con la sintonía de los seres humanos con los dioses, por tanto era una manera de interpretar y comprender sus dictámenes.

Lo bello se instaura como categoría estética porque es lo que enaltece la vida, lo que se comunica con el origen de todo, trasciende lo terrenal en conexión con lo supremo; casi que la definición de arte, está ligado al concepto de belleza. Si bien no se define concretamente qué es lo bello, se alude a la obra de Homero como uno de los referentes más importantes. Lo feo no es tomado por el filósofo como punto de reflexión, los lectores son los que deducen por omisión o por contraste lo que puede significar en ese contexto.

El referente filosófico, más que por un sentido histórico, me seduce porque lo feo no es tenido en cuenta por Platón, tal vez podamos pensar con desdén que el arte es la manifestación de lo bello ¿Pero qué es lo bello?.

El pasado 6 de febrero escuché, en una sesión de Creative mornings, a la actriz Margarita Rosa de Francisco hablar sobre la creación de su personaje “La Ranga” y decía que la construcción de lo bello y lo feo respondía a muchos factores que se relacionaban con la subjetividad: el gusto, la posición social, la educación, el contexto, la familia, entre otros; a partir de estos es que se aprecia el arte o la vida en general, dentro de esas dos categorías estéticas. Según la actriz “La Ranga” a pesar de que su historia personal sea un desastre (perdió un hijo cuando era joven, es alcohólica…) y el contexto en el que está lo refuerce, es bella por su ingenuidad y por su amoralidad, en esa medida, una de los objetivos de los artistas es sacar de la adversidad, de la miseria, lo bello. En este caso pasamos por lo feo para volver a lo bello.

 

La reflexión de la actriz me llamó particularmente la atención porque ella representa uno de los cánones de belleza, que a lo largo de los años se ha ido construyendo a través de los medios de comunicación en Colombia: rubia, alta, delgada, cabello hermoso. Así las cosas, vemos cómo una representante de la belleza, se da la licencia para convertirse en fea y extraer de allí lo bello.

En este mismo sentido, el mundo que nos presenta la televisión se ha encargado de configurar la belleza en la apariencia física: un cuerpo tonificado, perfectamente bronceado, incluso debe estar acompañada de una gran sonrisa. Este tipo de belleza además de establecer el cánon estético, nos advierte la importancia de acoplarse a ello para poder vendernos o tener éxito en la vida, todo relacionado con el dinero. Si profundizamos más en el mensaje encontramos que de alguna manera el deseo es manipulado, porque la estética que muestran las imágenes es la que todos debemos alcanzar; dicho de otra manera, al hombre le dará vergüenza salir con una gorda y una mujer dudará en salir con un tipo que no tenga un trabajo estable o su estatura sea de 1, 65 hacia abajo. Zweig decía en uno de sus libros más memorables el mundo de ayer “Cuanto más deseaba una mujer parecer una “dama”, tanto menos se debían reconocer sus formas naturales”.

Si hiciéramos un paralelo con las ideas de Platón, en las que concebía lo bello como lo que enaltece la vida, le da a los seres humanos características sobrenaturales puesto que es un ascenso a la divinidad, podemos definir que lo bello hoy en día es el descenso a la superficialidad.

Como se darán cuenta el tema era lo feo, el feo y feo y nunca logramos definirlo, pero todo el canon de belleza que expusimos es incierto, arbitrario, y devela la feura de todo lo que nos estamos inventando para creernos civilizados, en sintonía con el progreso.

Nota: lo feo podría ser la mayoría de la información que recibimos de los noticieros o los periódicos, para mí es un tratado sobre la fealdad y hacen que la idea de belleza sea cada vez más efímera porque tienen que inventarla por encima de todas las cosas feas que a diario nos invaden.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s