Diálogos de paz con el fútbol

11377104_10153560495327985_9110818449056590607_n

Foto tomada en la librería Wilborada por Tata méndez

Hace varios meses escribí sobre mi relación con el fútbol.

Palabras más palabras menos afirmé que me había alejado por la violencia que se genera alrededor de este deporte; una vez fui perseguido por unos hinchas enfurecidos por la avenida Santander en Manizales, yo ni siquiera había estado en el estadio, no portaba nada que aludiera a algún equipo, es más no era (ni soy) hincha de nadie. Ese día decidí no saber absolutamente nada del fútbol.

El pasado 28 de mayo estuve en la presentación del libro “James, su vida” del periodista Nelson Fredy Padilla. Antes de entrar en el tema, nos contó a los asistentes un trabajo previo que había realizado y que tituló: “Vivir un mundial” fruto de su experiencia en Brasil 2014. Una de las cosas que más me impresionó de su presentación fue la de lo costoso que resulta ir a este evento deportivo, por ejemplo, mucha gente hipotecó su casa para poder asistir. Me impactó porque me imaginé en una situación en la que mi gran pasión valiera millones y decidiera hacer algo así o desistir de cumplir mi sueño.

Entre historias e historias comenzó a hablar sobre el libro dedicado a James Rodríguez; a simple vista sería un tema que no me interesa pero el enfoque que fue develando el autor despertó mi interés; las metáforas y analogías con el número 10 iban desde su paso por Argentina en la ciudad de Cortázar, hasta Portugal, su relación con la derrota, Pessoa y Saramago.

Lo que más me preguntaba era lo que el autor dejaba en el aire sobre la mística que ha acompañado a James desde que comenzó a jugar, siempre ha estado en el momento oportuno con la jugada oportuna marcando el gol oportuno frente al empresario oportuno. Suena redundante pero es así. Mientras escuchaba la presentación recordé una entrevista reciente a Willington Ortiz en la que su vida fue opuesta a la de James: no tuvo el momento oportuno ni con la jugada oportuna… A pesar de esto es calificado como el mejor jugador de todos los tiempos en nuestro país. Con él no hubo mística.

El momento más literario de todos fue cuando el periodista comenzó a hablar sobre los amigos de James, los que no tuvieron la misma suerte que él, los que abandonaron el fútbol por falta de oportunidades o los que se cansaron del sacrificio y la disciplina. ¿Desde cuál perspectiva ven a su amigo del Real Madrid? ¿Envidia? ¿Orgullo? ¿Arrepentimiento? ¿Alegría? y lo que es igual de interesante ¿Desde qué perspectiva los ve James?

La noche de la presentación del libro comprendí por qué este futbolista se ha convertido en un ícono. Hoy en día podemos seguir gran parte de su trayectoria a través de los videos que han ido subiendo a Youtube, es decir, que lo vemos cuando era un niño diciendo que quería ser jugador profesional y comenzar con el Tolima. En consecuencia, conocemos su pasado y ahora su presente; ese trayecto es el que lo convierte en esperanza para muchas personas. Además de esto, me enteré en la presentación de Padilla que para James su gran ídolo era Cristiano Ronaldo, lo estudió por años, hoy en día son amigos y juegan en el mismo equipo.

Para finalizar me quedo con una pregunta ¿Cómo hace un jugador de fútbol para desligarse del contexto en el que está jugando? Me refiero a los asesinatos que suceden a diario por los hinchas y ahora porque hacen parte de una empresa mafiosa: FIFA.

Una respuesta a “Diálogos de paz con el fútbol

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s