La conmovedora miseria

nairo-quintana-0a

foto vía internet

En la revista semana del 26 de julio de 2015 se publicó un escrito que el periodista Jorge Enrique Rojas redactó hace dos años, para el diario “el país” de Cali y para una revista universitaria, titulado “Carta a Nairo” en el que se intenta conmover al país frente a los inicios del mejor ciclista colombiano del momento.

La carta pretende convertir a Quintana en una persona que a pesar de su estrato económico y miseria se supera hasta convertirse en el ídolo que es hoy. Dicho de otra manera, la historia de los inicios del ciclista se cuenta estratégicamente: en un primer momento inspira lástima, luego se va exponiendo su evolución y al final estalla la euforia; un material perfecto para la realidad emocional de nuestro país, ávida de que un pobre ascienda al poder y demuestre a los ricos que todos pueden así no tengan las mismas oportunidades.

La carta de Rojas me recordó un capítulo de Los Simpsons en el cual Bart se convierte en la competencia de Kent Brockman porque descubre que si inspira lástima del público hacia él o hacia lo que está informando la gente lo apoya mucho más, gana muchos más televidentes; en efecto hoy, un día después de finalizado el Tour de Francia, vuelve a relucir esta carta para dar un mensaje de esperanza a todos los colombianos, de los inicios del “ciclista del pueblo”.

Alguno de ustedes me podrá contradecir y me dirá que la carta fue escrita y publicada hace dos años, cuando el país apenas le estaba prestando atención a Quintana; aunque la ignorancia no es una excusa (me refiero concretamente a lo escrito por el periodista) me parece increíble que la revista semana vuelva y lo publique el día de ayer, cuando ya sabemos que a Nairo Quintana y a su equipo no les gustó mucho la imagen con la que lo vendieron en Europa; precisamente como el pobre que pinta Rojas en la carta. Para corroborar lo que estoy diciendo lo pueden ver en el informe Robinson Favorito Quintana.

Por otra parte, la estrategia del texto del periodista es nefasta porque reduce todos los inicios de Nairo a su estrato económico, por si fuera poco da pinceladas a la personalidad del ciclista como alguien a quien no le gusta leer, coloquialmente se diría en Colombia tras de pobre… bruto. Así las cosas, no sabemos ¿Qué soñaba Nairo antes de convertirse en el gran ciclista de hoy? ¿Cómo era la relación con sus compañeros? ¿Dibujaba en sus cuadernos a sus ciclistas preferidos? ¿Tomaba notas sobre algún ciclista? ¿Quiénes eran sus ídolos? nada de esto nos informa el periodista porque lo único que le interesa es el tema del dinero, del estrato, porque para él es lo que lo convierte en ídolo. En esta línea, cuando Nairo comience a ganar más dinero pasará lo mismo que con García Márquez, los mismos periodistas van a comenzar a pedirle que solucione los problemas de su región, que no se le olvide que también fue pobre; como han cultivado la imagen de un hombre de pueblo que se supera, él “tiene la obligación” de responder.

Esa publicación que hace la revista es miserable y no es necesaria. Pienso que Quintana no tiene que inspirar lástima para que lo queramos y lo apoyemos. Todo se lo ha ganado en la pista, en las lomas, en los codazos que ha recibido, con su propio sudor. Si vamos a hacer un panegírico debe ser por la fuerza de voluntad que tiene, la paciencia, la conexión con y el conocimiento de su cuerpo, el coraje con el que se les planta a sus grandes rivales. No estoy diciendo nada nuevo, cuando los vemos subiendo una montaña o atacando con su bicicleta a sus rivales, estas cualidades salen a relucir y esto es lo que lo ha convertido en un verdadero ícono y en alguien que nos enseña mucho sobre la vida.

2 Respuestas a “La conmovedora miseria

  1. Reblogueó esto en Revista Artefacto Bloqueadoy comentado:
    En un sólido y visceral escrito, Daniel Zapata expone el extremo amarillismo al que decidieron acudir algunos medios de comunicación para presentar la lucha del ciclista Nairo Quintana por conseguir el éxito, en medio de crónicas lastimeras con desenlaces milagrosos. Este análisis nos deja claro que el amarillismo de tres pesos sólo da pie a ridiculizar el triunfo y menoscabar la tenacidad humana.

  2. Pingback: La conmovedora miseria | Revista Artefacto Bloqueado·

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s