Hiroshima

hiroshima_2

Foto vía internet

En 1946 el escritor John Hersey publicó el libro de no-ficción Hiroshima. Con un estilo muy particular articuló el gran acontecimiento histórico que cambió la concepción de la guerra y por ende, de la vida misma.

El libro es un relato construido con las voces de algunos sobrevivientes; allí conocemos los detalles de cada personaje, desde el hecho mismo de la explosión hasta las implicaciones psicológicas y morales que ello trajo consigo.

La primera imagen que me sumergió en la atmósfera de Hiroshima fue la hora (8:15 am) en que el día se oscureció por completo luego de un resplandor apabullante. En ese momento la señorita Sasaki se desplomó y perdió la conciencia. El señor Tanimoto sintió que todo se quemaba a su alrededor pero lo invadió una momentánea tranquilidad cuando vio que caían gotas de agua, del tamaño de una canica, sobre los techos de las casas; él no sabía que no eran los bomberos sino otra de las reacciones producidas por la bomba. El incendio no estaba siendo apagado, por el contrario se levantó el rumor de que los norteamericanos estaban arrojando gasolina del cielo que los iban a quemar a todos. Sin embargo, un enorme vendaval se levantó y comenzó a destruir todo lo que encontraba en su camino, arrastró a otra de los sobrevivientes: la señora Murata.

Cientos de personas quemadas se congrearon alrededor de un río en donde el padre Kleinsorge, de nacionalidad alemana, daba de beber una pequeña ración de agua a cada uno de los Hibakusha, (término que emplearon para reemplazar el concepto de sobreviviente, como muestra de respeto hacia los muertos. Significa: Personas afectadas por la explosión) lo que impactó a este sacerdote además de la gran cantidad de personas heridas, cuyos rostros estaban deformados, derretidos por el calor o los ojos hinchados,  fue que nadie se quejaba y quien moría lo hacía en silencio.

La teoría de los Hibakusha sobre lo sucedido era que los norteamericanos habían rociado todo con gasolina desde un avión o era un trabajo realizado por un paracaidista. Evidentemente nadie esperaba que fuera una bomba atómica.

Por su parte, Estados Unidos no había calculado las implicaciones del estallido de la bomba, por eso no dudó en lanzar la segunda en Nagasaki a las 11:00 am del 9 de agosto del mismo año, es decir, tres días después de aniquilar a Hiroshima.

Tal vez pasaron 10 días para que los japoneses comenzaran a padecer las secuelas. Las heridas en el cuerpo de los sobrevivientes se volvían a abrir e inflamar, el cabello se les caía por montones. La enfermedad se llamó: Radiotoxemia.

Otro de los momentos que me causó un gran impacto fue el de “Las doncellas de Hiroshima”, es decir, el grupo de mujeres cuyos rostros quedaron desfigurados por la bomba y que Estados Unidos se propuso ayudar. Me pareció aterrador que el verdugo quisiera expiar su culpa ayudando a sus víctimas y que estas a su vez no tuvieran otra salida que aceptarla. Es una paradoja que no he logrado comprender.

El libro no escatima en contar los detalles que poco a poco muestran el despropósito de una bomba de tal magnitud, es como si quisiéramos matar a una hormiga utilizando una granada. Los seres humanos somos frágiles, vulnerables y en este libro desprovisto de amarillismo, Hersey hace un retrato literario que toca las emociones del lector y entre líneas nos muestra cómo la literatura puede perfeccionar un estilo cuyo borrador es el discurso histórico.

Por último, el libro de Hersey acude a la no-ficción para que a través de la memoria del pasado, nos preguntemos en el presente: ¿Qué aprendimos de esa catástrofe?.

Una respuesta a “Hiroshima

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s