Descubrimiento múltiple

el-origen-poster-2010

“Everything is a remix” es el nombre de un documental que está en Youtube; lo he visto un par de veces porque, además de suministrar algunas referencias fílmicas de Quentin Tarantino, el tema me parece fascinante (como espero que lo vean, no voy a contar mucho).

La última vez que lo vi me detuve en la parte dedicada a “los descubrimientos múltiples”, es decir, dos personas que casi o al mismo tiempo descubren algo; por ejemplo: Darwin-Russel Wallace (la teoría de las especies), Bell-Gray (el teléfono). No obstante, para ambos descubrimientos reconocemos a Darwin y a Graham Bell.

Con esta idea recordé tres situaciones en las que me sumergí y tardé varios años en recuperarme:

La primera. En el 2003 comencé a escribir una novela. La idea central era un hombre que cree que maneja su vida, el destino le pertenece y en esa medida se preocupa por cumplir todo lo que se propone. Por circunstancias que se presentan en su entorno comienza a sospechar de algo, su vida parece dentro de un plan que él no comprende, posteriormente se entera que está siendo vigilado y todos lo saben menos él.

Un domingo por la noche, comencé a ver una película de Jim Carrey “Truman Show” que había salido en 1998 y era lo mismo que yo estaba contando en mi novela, que esa misma noche terminó en el basurero. Perdí meses de trabajo.

La segunda. De esta experiencia no recuerdo muy bien la fecha. Sé que fue entre 2003 y 2005. Comencé a escribir una novela corta. El argumento se basaba en la actitud hostil que los jóvenes tienen frente a los viejos. Estos últimos deciden organizarse en un grupo de autodefensa que se denomina “Los anti-estéticos”. Los jóvenes asumen la afrenta y se desata una guerra entre los dos bandos.

Esta vez perdía mi trabajo y mi tiempo recreando lo que Adolfo Bioy Casares ya había elaborado en su novela de 1986 “Diario de la guerra del cerdo”. Otra más para la basura.

La tercera. En el 2004 tuve una experiencia que hoy en día no he podido comprender y me sucedió mientras dormía con mi novia de ese entonces. Nos acostamos a dormir después de almorzar, ella se durmió primero y antes de yo dormirme le escuché decir “esos cuchillos”; cuando me dormí comencé a soñar que estaba en una playa con mucho ruido, un enorme barco estaba aparcado sobre la arena y yo luchaba contra unos piratas, en medio de las luchas había una mujer arrodillada con la cara llena de sangre; luego de acabar la pelea me acerqué y la levanté, era mi novia. De inmediato ambos nos despertamos y nos dimos cuenta de que ambos habíamos estado en el mismo sueño y yo la había rescatado de los piratas.

Para intentar comprender ese suceso comencé a escribir un cuento. La experiencia fue tan impactante que el cuento me quedó muy mal escrito; lo guardé con la idea de mejorarlo después, de escribirlo de una manera muy sencilla. Me propuse olvidarlo, con el tiempo se me perdió el borrador en un trasteo y en el 2010 en un cine en Cartago, sin esa novia y sin esos papeles, me vi “El origen” de Christopher Nolan.

La sensación que tuve fue contradictoria porque sentí que esa idea era mía, pero a su vez me gustó poder ver la historia que yo había vivido y querido contar.   

¿A alguno de ustedes le ha pasado un descubrimiento múltiple?.

Una respuesta a “Descubrimiento múltiple

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s