La reseña que nadie me quiere publicar

427469_235854_1

Tomada del link de la Revista Semana   008 contra sancocho

HOYOS, Hernán.

Bogotá: El faquir, 2015.

193 páginas.

Hernán Hoyos es un prolífico escritor caleño, que se enfocó desde la década del 70 a publicar, bajo su propia autogestión, novelas con un contenido altamente sexual por lo cual se le etiquetó como un escritor pornográfico y se le excluyó tanto de la academia como de la crítica literaria.

Para sorpresa de muchos de sus lectores y detractores la editorial ecuatoriana El Fakir inició su proyecto de ediciones literarias en 2015 con la reedición de la novela 008 contra sancocho, con licencia para beber, escrita por el escritor valluno hace más de 40 años.

 Este libro publicado, originalmente en la década del 70, cuenta la historia del agente Abondano quien  en la primera escena del libro es despedido de su trabajo por dejar su arma en una casa de empeño, es así como el autor comienza su parodia del célebre personaje: James Bond puesto que Abondano es calvo, gordo y borracho.

Luego de su despido encuentra un aviso en el periódico:

“Agencia Privada de Investigaciones Rescate, está a sus órdenes para espionajes sentimentales y negociaciones con secuestradores y jaladores de carros. Financiamos su rescate con intereses módicos. Solicitamos los servicios de detectives calificados. Excelente sueldo” (Hoyos, 2015: 21).

La agencia alardea de todos sus títulos mediante cursos de detectivismo por correspondencia.

Desde el inicio Hoyos nos sumerge en un mundo extraño, inverosímil, misterioso, que cuando revisamos algunas obras de la literatura colombiana de ese momento comienza a producir ruido: ¡Que viva la música!, El otoño del patriarca, Cóndores no entierran todos los días. Las tres tienen en común un sentido de la realidad en relación con la política colombiana, el cuestionamiento de la existencia y la posición del individuo frente a la historia. ¿Qué nos encontramos en la novela de Hoyos?.

Revisemos: La primera tarea que le encomiendan a 008 es cuidar a un árabe que visitará la ciudad de Cali. Hoyos contrapone los acentos de un costeño y el árabe para matizar a los personajes, recurso que evidencia un tinte de parodia e hipérbole. Una de las escenas más cómicas es cuando a petición de este visitante que está fascinado con la belleza de la caleñas, 008 lo lleva a un prostíbulo, y allí en medio de una conversación con tres mujeres tiene una erección que provoca que todo el recinto lo rodeé para contemplarlo en medio de risas y asombro. La escena terminará con una persecución al estilo de las novelas de James Bond donde hay disparos, automóviles, choques, en la que finalmente sale bien librado el agente y su escoltado.

Es claro que las intenciones de Hoyos no eran ser parte del canon de la literatura colombiana, puesto que no estaba definiendo una generación atormentada por la conciencia de estar viva, ni en desentrañar la explicación de nuestro destino originado desde la política. Sin embargo, la postura de Hoyos es subversiva en tanto va más allá de la parodia y muestra el sexo sin ningún pudor, esto es, hace de lo escatológico una forma de narrar que no se había publicado con tanto éxito en Colombia.

Hernán Hoyos ha sido catalogado como el pornógrafo, el autor de folletines, de sub-literatura, calificativos que peyorativamente lo alejan de lo moralmente aceptado, del lenguaje elaborado, de los escritores reconocidos. No obstante, este libro a diferencia de Se me paró el negocio o Sor terrible, introduce la política muy sutilmente, casi imperceptible dentro de una trama que por momentos parece una burla hacia el lector.

Por otra parte, Una de las preguntas que nos surge es ¿Por qué Hoyos construye una historia llena de absurdos en el que el anti – héroe vive en la época del Frente Nacional? Hoyos está mostrando que la posibilidad de existencia del agente Abondano se da en un contexto específico en el que el poder político está tratando de apagar todos los incendios de la época de la Violencia en Colombia y evidencia que esa posibilidad es ambigua porque está enmarcada dentro de la idea de la libertad y la idea del absurdo como reflejos de la nueva forma de gobernar.

En esa misma línea, Hoyos construye escenas o circunstancias que nos hacen pensar en cuál es la intencionalidad del autor o del sentido que pueden tener dentro del contexto de la obra, como por ejemplo, invadir la ciudad de Cali de mujeres bellas con el fin de despistar a todos los hombres, puesto que el plan de Fidel Castro es que nadie se entere de que está enviando armas a las guerrillas en Centroamérica. Es claro que el humor es una de las herramientas más empleadas por Hoyos para describir o ambientar situaciones importantes no solo para el desarrollo de la historia sino como guiños al lector que intentan conectar la ficción a eventos o referentes que se pueden ubicar en el mundo real.

Otro suceso da cuenta de este referente y son las pretensiones intelectuales del doctor Filimiqui: “Tengo mucho interés en escribir un libro sobre las relaciones del objetivismo aristotélico y el espiritualismo de Platón, con el arte de la Edad media y los diseños aeronáuticos de Leonardo de Vinci, sin que se oponga esa relación con la música de los Beatles y el criticismo de Kant. Todo ello enrollado con la filosofía económica de Marx y Engels, la pintura prerrafaelista y el nadaísmo de Gonzalo Arango… claro, sin olvidar un solo instante las repercusiones de todos estos movimientos en las teorías matemáticas y del alma humana de Pascal. El libro terminaría con las implicaciones que seguramente tiene todo lo anterior en la guerra de Vietnam” (Hoyos, 2015: 126).

La publicación de 008 contra sancocho es una iniciativa de la editorial El Fakir de romper la estructura del canon literario latinoamericano en el sentido de hacer visibles aquellos autores que fueron excluidos, censurados, o tomados como escritores menores; el caso de Hernán Hoyos es excepcional porque sus obras a pesar de no estar avaladas por una editorial como Plaza & Janés, que en ese momento era una de las más importantes del país, fueron best sellers en un momento en que los lectores estaban siguiendo con fervor las obras de García Márquez.  

2 Respuestas a “La reseña que nadie me quiere publicar

  1. Carlos me alegra mucho que tengas a Hoyos como una de tus lecturas, sobre todo porque lo puedes hacer visible en los espacios académicos. Sería bueno incomodar a los defensores del canon o de lo que “se debe leer”. Gracias por tu comentario.

  2. Muy interesante la reseña Profe. Tengo en mente uno de los ecos de mi lectura de El coloquio de los lectores, “Sexo para pensar”, porque precisamente esta obra del maestro Hernan Hoyos, no hace simplemente pornografía sino que hace una obra literaria de gran calidad narrativa, porque precisamente el sexo cumple una función transgresora tanto en la obra en sí misma, como en las obras del canon que no presentan estas características.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s