The Punisher

Terminé de ver la serie de Netflix The Punisher en un estado de euforia que en raras ocasiones siento cuando veo algo en la televisión.

Frank Castle es un personaje fascinante, su historia trágica me llevó casi a entenderlo, a justificar su causa, y a “pedirle a mi diosito que le diera a una buena muchacha que lo acompañara”.

La historia es sencilla: Castle es un ex-marine que ha combatido en Afganistán en nombre de su país, Estados Unidos. Una vez regresa es traicionado por algunos de sus ex-compañeros y una noche mientras está en un parque de diversiones con su esposa y sus dos hijos, estos son asesinados en un tiroteo. En ese momento nace The Punisher, cuyo objetivo es vengar la muerte de su familia.

El comportamiento de Castle genera una paradoja en la justicia ¿Se debe castigar a quien está protegiendo a las personas de los delincuentes cuando la justicia ordinaria no logra hacerlo? ¿Se puede justificar la justicia al margen de los parámetros de la justicia misma? de ser así, la forma en la que opera la justicia debe ser modificada y adoptar otros métodos, otras estrategias que den resultados contundentes, de allí que Castle sea la respuesta a esta necesidad y por ende, la serie evidencia el fracaso institucional porque precisamente él está por fuera de lo establecido y su lucha da los resultados que la justicia ordinaria no puede dar a todos sus ciudadanos. No obstante, Castle se convierte en un problema porque es la justicia al margen de la justicia, es decir, un paramilitar; de allí se explica su exceso de violencia que en primera instancia lo entiendo por la rabia que siente por haber perdido a su familia, pero una vez obtenida la venganza, no desaparece. Esto fue lo que comenzó a cuestionarme sobre el comportamiento del personaje.

¿Por qué me sentía identificado con él? porque me daba la ilusión de ver cumplida la famosa frase el que la hace la paga y reafirmaba mi sensación que ni las leyes, ni los policías, ni el Estado, ni nada garantiza la seguridad y que un personaje como Castle es necesario porque llena una parte del vacío que dejan las instituciones. De alguna manera, la sangre que Castle hacía explotar por donde iba, llenaba de esperanza al mundo y su violencia extrema era proporcional a la justa causa que defendía y eso mostraba a su vez su código de honor en tanto no le interesa la gente del común sino los delincuentes que le hicieron daño. En esencia, lo que la serie quiere hacernos ver (o aceptar si se quiere) es la idea del paramilitar bueno. Eso fue lo que hizo que me cuestionara ¿Es posible que exista un paramilitar bueno? de ser así, Castle sería la aceptación de que en algunos momentos los paramilitares “buenos” tomen las riendas de la justicia porque en definitiva representarían los intereses y objetivos del sistema mismo. Por ejemplo: sabemos quiénes son los que traficaron con la droga en los cuerpos de los marines asesinados en la guerra, sabemos quiénes traicionaron a Castle y asesinaron a su familia, sabemos quiénes están persiguiendo y asesinando a todos lo que hayan visto las fotos de un senador besando a otro hombre, allí es cuando el problema se hace más claro. Compartimos la lucha de The Punisher porque sabemos con certeza que esas personas son delincuentes, su comportamiento amenaza el futuro de la sociedad pero ¿Qué pasa con el motor de toda esa violencia, esto es, el odio? el resultado es que Castle nunca detendrá la guerra porque incluso ha perdido el miedo a morir.

La idea del paramilitar “bueno” es peligrosa por donde se la mire, porque en Colombia para muchos haber matado campesinos, mujeres, niños, mariguaneros, homosexuales, violar mujeres, cortar cabezas, estuvo bien y fue una tarea que hicieron “paramilitares buenos” porque también tenían, según ellos, una justa causa.

Para terminar, con lo anterior no quiero dar a entender que no deben ver la serie o que no volveré a verla, la seguiré viendo porque es la combinación perfecta: entretenimiento y reflexión. Ya es suficiente con la censura cotidiana que padecemos con la iglesia y el cd.   

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s